NUESTRA FIERECILLA
¡Frescos y sabrosos!

Shakespeare nos brinda siempre la posibilidad.

             Con esta propuesta textual, de pensamiento tan arcaico, pero tan repetido a lo largo de la Historia de la Literatura, nos vemos en la gustosa obligación de jugar precisamente con esa posibilidad. Y esto es porque  acercándonos al texto del autor inglés, enseguida se ponen en funcionamiento los temas transversales que tanto nos interesan como agentes culturales,  de aceptación del contrario y de tolerancia.

 

             Nuestra Fierecilla es otra vuelta de tuerca –cuatrocientos años después- de la pluralidad que enriquece nuestra sociedad y la tolerancia a la que debemos caminar, siempre hacia el respeto y la libertad bien entendida.

 

             Catalina no será domada, será entendida; Petrucchio no vendrá a domeñar a nadie, sino que entenderemos la confrontación de caracteres, en apariencia divergentes, pero que están obligados a convivir y a entenderse, y Blanca no será la pusilánime y cursi hermana que tiene que casar para conseguir realizarse.

            Todo esto es dar una vuelta por contraposición al texto de Shakespeare, pero es una coartada perfecta para abordar temas actuales, y servirnos de las brillantes situaciones que plantea el autor, jugando un texto vivo, alegre, divertido, vibrante, actual.

MENÚ


Pero esto ¿De qué va?


Muy fácil: un chico y una chica, vecinos, que se llevan muy mal, salen un buen día a tender la ropa; y en esto que si pinzas de madera, que si pinzas de plástico, se lía una buena discusión fuera de lugar, cuando de repente entre la colada descubren un libro de William Shakespeare, con un gran reto en sus páginas: representar la obra que contiene allí mismo, para comprenderse y darse cuenta de que, en realidad, lo que les ocurre es que se parecen muchísimo.


Veremos la historia de LA FIERECILLA DOMADA, sin ser domada: siendo cuestionada y COMPRENDIDA, con sus virtudes y, cómo no, también con sus defectos, cosa que a ella también le hará reflexionar, claro.

 

Y todo esto ¿Con cuántos actores?
Un ACTOR y una ACTRIZ que actúan, cantan, bailan para dar
cuerpo a DIEZ PERSONAJES.

¿Cómo?
Con técnicas de TRANSFORMACIÓN RÁPIDA como la
CHAPEAUGRAPHY, con títeres complementarios de varilla,
con alguna máscara, con varios planos de narración, etc

¿¿¿Se puede???


Por supuesto: pero sólo con ALEGRÍA.

SHAKESPEARE & MÁS

T E A T R O